5518289449     |       Whatsapp al 7442538312
  Haz tu cita aquí      
  • top_contenidos_1.jpg

HERIDAS EMOCIONALES EN LA INFANCIA .

 

 

Te has preguntado si ¿todos tenemos una huella de la infancia que marco nuestra alma y que aún nos es dolorosa? Te puedo contestar que las heridas que se gestan desde los primeros años de vida hasta la adolescencia son las heridas primarias más dolorosas y esencialmente importantes que nos dejan marcados a lo largo de nuestra vida, porque produce mucha vergüenza, culpa, miedo y tristeza. Pero ¿cuáles son y cómo son?:

Cuando somos pequeños todo ser humano tiene la importancia base para formar una autoestima sana y esta se forja con la protección, seguridad, afecto, contacto físico positivo, cariño, ternura, compañía y amor. Algunas veces los propios padres no lo recibieron, por tal razón no podrán dárselo a los hijos. Cuando sus historias fueron difíciles y aprendieron el amor de forma insana optan por renunciar al amor o hacerlo diferente. Hacer diferente y aprender amar de forma bonita es una opción ciega para ellos y siguen enseñando el mismo camino doloroso, pero también hay quien en su valentía y en su despertar de conciencia logra hacerlo diferente aprendiendo amar y haciendo crecer el amor sano para que en sus futuras generaciones sigan educando de forma bonita y sana.

Cuando los padres reproducen el dolor de sus historias difíciles, el infante crece con huecos emocionales y afectivos, puede tener sensación de indignidad por no haber sido cuidado adecuadamente de manera confiable y amorosa por sus padres, estos patrones adquiridos de la infancia los reproducirá en la etapa adulta para sus relaciones, creando sin darse cuenta las mismas historias de dolor una y otra vez.

¿Cuáles son estas heridas primarias de la infancia?

  • Herida de abandono .

  • Herida de traición.

  • Herida de humillación.

  • Herida de injusticia.

  • Herida de comparación

  • Herida de desconexión

  • Herida de invasión.

 HERIDA DE ABANDONO

Todo ser humano comparte una herida de abandono , ya que es una huella muy arcaica y la generamos en el parto, ya que, de pasar de un medio cómodo dentro del vientre materno, somos separados abruptamente de esta condición para salir a un medio mucho más hostil.

Esta se convierte en una huella grave cuando el niño es abandonado física y/o emocionalmente por diversas circunstancias, o porque emocionalmente no estaban disponibles los padres generando un dolor profundo, esta huella dará como resultado en el adulto en relacionarse con personas que lo abandonen físico o emocionalmente de nuevo (parejas, amistades, hijos etc.) reviviendo y perpetuando las historias de dolor, es corroborar la formas en cómo aprendió amar.

Esto se puede generar a nivel inconsciente “ son tan poca cosa, que por eso me abandonan” con una respuesta contraria de yo abandono antes de ser abandonado. 

HERIDA DE RECHAZO O EXCLUSIÓN

 Un ejemplo de está herida es, cuando no fuiste un bebé deseado, cuando no eres el sexo esperado, cuando no eres visto por alguno de tus padres o por los dos, cuando hay preferencia por otro (os) hermanos, dando la sensación de ser poco querido en relación a los demás, creando un sentido de no pertenecer e importancia personal. Se genera al igual cuando existe una devaluación tan fuerte en el infante que genera mucha vergüenza, de tal forma que este infante de adulto es muy probable que se relacione con parejas que lo vuelvan a rechazar.

HERIDA DE TRAICIÓN.

 Cómo podría sentirse un infante si sus propios padres contaran sus secretos e intimidades sin su autorización. Otro ejemplo, que un niño se de cuenta que su padre  o madre tiene otra familia y decide irse a vivir con ella o él, dejándolos. O imagina que tu mejor amigo de la escuela, traiciona tu confianza hablando mal de ti a tus espaldas.

 En algunas ocasiones se viven estas situaciones y cuando son historias fuertes que causen dolor y como niño no lograste procesar lo que paso, sintiéndote culpable o con vergüenza y miedo, es ahí donde generamos las heridas para nuestra relación de adulto. Cuando esto sucede los adultos es probable que se relacione con gente que lo traicinará de nuevo, a través de infidelidades, estafas, abusos  etc.

HERIDA DE HUMILLACIÓN.

 Se ejercerá en aquellas familias donde los padres y/o figuras de autoridad, maltratan física o verbalmente al infante, generando una sensación de indignidad en el menor (no soy digno de ser querido), esto hará que en la etapa adulta se relacione con manipuladores, maltratadores o narcisistas. Sentirán que no merecen ser amadas por ser tan poca cosa.

HERIDA DE INJUSTICIA.

 Cuando los padres no tratan por igual a los hijos, ejemplo, a unos les dan estudios y a otros no, donde se les da la prioridad a los varones o a las mujeres, donde el infante se ve expuesto a situaciones de vulnerabilidad.

HERIDA DE COMPARACIÓN

 Cuando los padres hacen comparaciones entre los hijos. Ejemplo:  ¿por qué no eres como tu hermano? Que es tan obediente, bueno, estudioso etc.  En cambio, tu eres flojo, desobediente etc. También cuando se realizan las comparaciones en la escuela “ la fila de los aplicados y la fila de los burros “

Cuando el infante se compara con los demás por no ser, hacen o tienen, esto puede generar en un futuro “la celotipia) el celoso normalmente, elige personas atractivas para enamorarse, donde en la comparación de las parejas potenciales, siempre sale perdiendo, ( el otro es más guapo, joven, exitoso, en relación a sí mismo.)

HERIDA DE DESCONEXIÓN

 Se general cuando en las familias hay poco contacto físico positivo, (ser cargado, abrazado o besado de forma sana). En el futuro como adulto generará dos posibles conductas una es la fobia al contacto, el miedo profundo a ser tocado, a la cercanía física , con una dificultad para contactar al otro, sintiendo angustia cuando alguien los quiera tocar o acercarse. La otra parte es la promiscuidad (Conducta o comportamiento de la persona que cambia con frecuencia de pareja sexual buscando únicamente el placer.)

HERIDA DE INVASIÓN.

 Esta herida es muy común, y se da cuando los padres son muy castrantes, invaden al infante con lo que tienen que hacer, como lo tienen que hacer, dirigiendo y supervisando cada paso de su vida. También se genera cuando hay un abuso sexual infantil o cuando son niños muy golpeados o maltratados verbalmente, esto significa que hay una invasión a los límites de la persona continuamente.

 Cuando sean adultos, tenderán a huir de las relaciones por temor a ser “tragados” por el otro, típicas personas con fobias al compromiso, se llegan a relacionar con personas curiosamente dependientes, es decir, aquellas que le tienen miedo al abandono y hacen cualquier cosa por permanecer en la relación. Uno huye y el otro persigue detonando sus miedos más profundos mutuamente.

 Estas heridas son comunes en nuestra vida  y podrás sanarlas comenzando a responsabilizarte de tu propia historia, vale la pena sanarla para poder amar y relacionarte de forma sana, te acompañamos a darte cuenta cuando estas atrayendo a personas que detonan tus heridas y cuando  aparecen estos maestros de la vida, hacerlas presente, agradecerles la lección y aprendiendo a cómo contener a nuestro niño vulnerado, a cómo proteger, amar y ayudar a tu niño herido como lo que ahora eres un adulto. SE VALIENTE Y ANIMATE A MIRAR TUS HERIDAS. Contacto: 7442538312 PSICOTERAPIA ONLINE Y PRESENCIAL. 

 

DRA. LIBERTAD TONALTZIN ROSALES