5518289449     |       Whatsapp al 7442538312
  Haz tu cita aquí      
  • top_contenidos_1.jpg

 

Cuando eliges una pareja, eliges todo su árbol genealógico, su historia y los dramas no resueltos, nos unimos con lo que no es familiar. Los misterios de cómo se entrelazan los árboles y sus historias, las fechas y conflictos que se repiten serán la forma de lealtades o de hacerlo diferente que reconciliaremos en vivir o sobrevivir de la nueva unión de pareja.

No será extraño encontrar:

Mi papá con adicciones y mi pareja igual.

Mi madre una controladora y mi pareja igual.

Tuvimos infancias iguales.

 

Cuando un ser humano sufre actos de humillación también existe crueldad y tiene sus raíces en la infancia, ya que cuando eres niño no puedes controlar la situación y quizás estuviste expuesto (a) a padres violentos, abusos de cualquier tipo, y por supuesto a humillaciones. Crecer en circunstancias de violencia y humillación te hace victima en la que no es posible defenderte ante otra situación de humillación, ya que toleraste en tu infancia a esas personas cercanas que creías tenerle un amor o apego.

Procrastinación: de demorar, retardar o retrasar algo, consiste en aplazar el cumplimiento de una obligación o el desarrollo de una acción. Cuando dicha actitud se vuelve habitual, la procrastinación se convierte en un trastorno del comportamiento que puede llegar a requerir atención psicológica. Dejarse vencer por la negativa actitud de posponer para otro momento lo que debemos hacer ahora es parte de la vida y de la historia de la humanidad.

Los procrastinadores profesionales suelen usar la frase " Yo trabajo mejor bajo presión ", por eso dejan que el trabajo se les acumule hasta el final; pero, tarde o temprano descubren que ésta es solo una justificación para acabar " no haciendo" o " no cumpliendo " con lo que deberían terminar, o entregar.

 

La terapeuta comienza su escrito haciendo esta advertencia: "Sé que muchos preferirían no tener que enfrentarse a lo que digo en el artículo, pero sus hijos necesitan que ustedes escuchen lo que quiero decir. Incluso a quienes están en desacuerdo con mi perspectiva, les ruego que pongan en práctica las recomendaciones que comparto al final del artículo. Cuando vea los cambios positivos en la vida de su hijo, ¡entenderá por qué digo lo que digo!"

Hay una tragedia silenciosa que está ocurriendo ahora mismo, en nuestros hogares, y que afecta a las joyas más preciadas que tenemos: nuestros hijos. Después de tratar a cientos de niños y familias en mi trabajo como terapeuta ocupacional, soy testigo de una tragedia que está sucediendo frente a mis propios ojos. ¡El estado emocional de nuestros hijos es horrendo! He hablado con profesores y profesionales y tienen preocupaciones similares a las mías. Lo que es peor, en los últimos 15 años, las investigaciones han generado estadísticas alarmantes de un aumento brusco y constante en enfermedades mentales en niños, que ya es casi una epidemia: